Terapia de Pareja: Pareja y Relación Causa-Efecto

Terapia de Pareja: Pareja y Relación Causa-Efecto

Terapia de Pareja: Pareja y Relación Causa-Efecto

Una relación de causa-efecto es una relación en la que un evento hace que suceda otro. ... La causa debe ocurrir antes que el efecto. Siempre que ocurre la causa, el efecto también debe ocurrir. No debe haber otro factor que pueda explicar la relación entre causa y efecto.

Causa y efecto se refiere a una relación entre dos fenómenos en los que un fenómeno es la razón detrás del otro. Por ejemplo, comer demasiada comida rápida sin ninguna actividad física conduce a un aumento de peso.

Hay varios factores que podrían influir en cómo se desarrolla esto en las relaciones y las decisiones. La historia de una persona (crecimiento e interacciones familiares pasadas), autoestima, habilidades para resolver problemas y toma de decisiones. Al tomar decisiones importantes, es importante dar un paso atrás y observar qué eventos probablemente ocurrirán después de la decisión. De igual importancia, comprender las relaciones falsas, no auténticas y cómo puede aceptar o asignar responsabilidades en decisiones que no tienen ningún impacto en la decisión inicial.

Cuanto más se prueba esta fórmula, más se demuestra que es correcta, fortaleciendo continuamente el compromiso con ella. Al aplicar esta fórmula a tu vida, verás cambios positivos. Cambios notables. Verás que, para conseguir resultados diferentes, efectos diferentes tendrás que cambiar la “Causa” el cómo lo haces.

Esta es la fórmula:

C> E

C significa Causa y E significa Efecto. La causa es mayor que el efecto. Cada uno de nosotros vive de un lado o del otro de esta fórmula. No importa de qué lado vivamos, siempre obtenemos efectos. La pregunta es: ¿Son estos los efectos que queremos?

 Cuando vives en el extremo de la Causa de la fórmula, eres el motor consciente de tu vida. Cuando vives en el extremo del Efecto de la fórmula, las cosas simplemente parecen "suceder". No estás a cargo de tu propia vida. Echemos un vistazo más de cerca a lo que significa vivir en Causa y lo que se necesita para vivir en Efecto.

Si consigues o estas viviendo de la forma que quieres ya estás en Causa, si no necesitarás cambiar tu forma de pensar y actuar. Y eso significa asumir la responsabilidad de lo que te suceda. Si sabes que un comportamiento tuyo repetido da unos resultados que no quieres, entonces sería conveniente revisar la Causa.

 Cuando vives en Causa, asumes toda la responsabilidad de todo lo que has atraído a tu vida: lo bueno y lo malo. Para la mayoría de las personas, es una pastilla muy difícil de tragar. La mayoría hemos atraído escenarios, personas y conductas negativas en nuestras vidas. Vivir con Causa no significa sentirse culpable o avergonzado de lo que te ha aportado, significa comprender que somos responsables de nuestras acciones, se trata de vivir más conscientes para llegar a donde queremos estar. Vivimos en el Efecto cada vez que culpamos a alguien o a algo más, relacionado con nuestras áreas de vida. Cuanto más culpamos, cuanto más débiles nos volvemos y más nos alejamos de lo que más queremos en la vida.

 El efecto es donde vive la mayoría de la gente. De hecho, la mayor parte, está viviendo en el Efecto. La evidencia está en todas partes, los hechos nos cuentan los fracasos y las áreas de mejora: divorcio, enfermedad, quiebra, depresión, alcoholismo, obesidad y pérdida del deseo de vivir, y puede paralizar a la gente de forma emocional, mental y espiritual. Repetir los mismos patrones negativos, asentados en el Efecto, nos bloquea y nos impide crecer.

La naturaleza humana es querer saber las razones por las que suceden las cosas. Nos ayuda a comprender o dar sentido a un evento y al mundo que nos rodea. Esto es importante en nuestras relaciones y en la vida diaria. Si no tomamos en consideración todas las ramificaciones de nuestras decisiones, nos encontraremos con problemas más adelante. Las personas luchan con este concepto en su vida diaria. No toman en consideración que ciertos eventos sucederán a partir de sus acciones o de las acciones de otros. La Causa, aporta reflexión, pensar en lo que uno quiere y cómo puede conseguirlo, el Efecto es más primario, menos responsable y más inconsciente, y probablemente acarreará consecuencias sino negativas o fatales, por lo menos inciertas.

A veces, parece que nos atraen las personas románticamente de una manera inexplicable. Vemos a alguien y nuestro lado romántico se enciende. Sin embargo, no es un misterio para la ciencia y las personas que estudian sociología. Hay causas definidas de por qué las personas se sienten atraídas románticamente entre sí. Estos factores son la atracción sexual, la similitud, la comunicación, el misterio y la sinceridad.

La atracción sexual es a menudo la principal forma en que las personas se sienten atraídas entre sí. Sin embargo, es posible que el amor romántico y la atracción sexual no siempre tengan un vínculo directo. Según Helen Fisher, PhD, “La química sexual no siempre es igual al amor, y esto se debe a que hemos desarrollado distintos sistemas cerebrales para el apareamiento. Un sistema controla el ansia de gratificación sexual. Otro sistema gobierna el amor romántico: el pensamiento obsesivo, el deseo y la concentración en un solo individuo. No siempre están conectados, por eso puedes estar locamente enamorado de alguien y solo tener sexo regular, ¡mientras que puedes tener sexo intensamente apasionado con alguien a quien no quieres volver a ver nunca más! Entonces, aunque la atracción sexual es una fuerza que guía, no equivale a una fuerte atracción romántica.

Aunque la gente suele decir que los opuestos se atraen, la similitud a menudo conecta a las personas de una manera romántica. De hecho, según la investigación realizada por la Universidad de Colorado Boulder, tendemos a elegir socios que tengan un ADN similar al nuestro (Whiteman, H.). Por supuesto que no podemos examinar el ADN de otros fácilmente, pero intuitivamente podemos "sentir" si las personas son una coincidencia genética para nosotros, raza, idioma, color, sitio geográfico, etc...

La comunicación es otro factor esencial en la ecuación de la atracción romántica. Si sentimos una conexión profunda con alguien a través de la facilidad de hablar con él, es mucho más probable que nos sintamos atraídos por esa persona. Es difícil tener una relación sentimental con alguien con quien apenas puedes comunicarte. Y como nota al margen, hay personas que no nos atraen sexualmente, pero después de conversar con ellas durante un tiempo, de repente nos interesamos románticamente en ellas.

Ser misterioso como pareja es otra clave. Las mujeres suelen decir que quieren un hombre misterioso. Los hombres son más habituales y regulados, mientras que las mujeres a menudo prosperan con la espontaneidad. Por lo tanto, las mujeres a menudo quieren que sus hombres sean más impredecibles y que tengan algo que buscar. Si se comprende completamente a su pareja, la atracción romántica hacia ellos disminuye (Weinschenk, Susan). Este tipo de preferencia también está respaldada por hormonas. Según ambiancematchmaking.com, “La dopamina también se estimula por la imprevisibilidad. Cuando sucede algo que no es exactamente predecible, estimula el sistema de la dopamina” (Explicación de la química romántica). Entonces, las mujeres pueden estar buscando a un hombre misterioso basado en hormonas.

Los amigos a menudo se conectan al notar la sinceridad de los demás, pero esto también se presta a una atracción romántica. Según Kelly Campbell, PhD, “La química ocurre con mayor frecuencia entre personas que tienen los pies en la tierra y son sinceras. Esto se debe a que si una persona se siente cómoda consigo misma, es más capaz de expresar su verdadero yo al mundo, lo que hace que sea más fácil llegar a conocerla, incluso si las perspectivas sobre asuntos importantes difieren” (Psychology Today). Esto se suma a la perspectiva de que la comunicación fácil entre las personas contribuye a la atracción romántica.

Aunque enamorarse puede parecer algo del espacio exterior, hay causas detrás de ello. La atracción sexual, la similitud, la facilidad de comunicación, el ser misterioso y la sinceridad hacen que las personas sientan una atracción romántica entre sí. Por lo general, estas causas son una mezcla en cada relación romántica, ya que no todas las parejas logran todas estas facetas en sus parejas.

Como conclusión podemos decir que conocer la Causa puede ayudarnos enormemente a saber cual será el Efecto, y desde las relaciones de pareja, hasta las situaciones diarias en la vida de pareja, como discusiones, celos, infidelidades, divorcios, ira, pueden ser comprendidas y evitadas.

Artículos relacionados

Carmen Martinez - Psicóloga y Coaching

Copyright © 2021

Celia Martínez Psicóloga
Psicologiaycoachingmasquedos.com
Exeter, Devon, Inglaterra,
Reino Unido

Todos los derechos reservados

Contacto:

España: +34 628894957
Reino Unido: +44 (0)7540077428

Email: info@psicologiaycoachingmasquedos.com
psicologiaycoachingmasquedos@gmail.com